Las respuestas comunes frente al estrés van desde la ansiedad y angustia, hasta alteraciones de sueño, irritabilidad y agotamiento. Procura mantenerte tranquilo, evita el encierro, fomenta la conversación y desarrolla actividades para distraerte.