Muchos factores afectan tu salud y sobre algunos no tenemos control, como es el caso de la edad y genética. Al optar por una vida saludable, ayudas a reducir el riesgo de adquirir enfermedades.